Universidad del Valle Biblioteca Digital

Biblioteca Digital Universidad del Valle > Patrimonio Documental Universidad del Valle > Revistas > Revista Nexus Comunicación >

No. 13, 2013 / Nexus : [0]

Página de inicio de la colección

 
 
O listar por: 
Suscribirse para recibir un correo electrónico cada vez que se introduzca un ítem en esta colección.
Ver estadísticas
El Siglo XXI. Ese era el título del tomo número 49 de la Biblioteca Salvat de Grandes Temas. Consideraba dos secciones: ciencia y técnica en el siglo XXI, y política y sociedad en el siglo XXI. En la portada sobresale la figura de un hombre enfundado en un traje plateado, parece la fusión exacta del astronauta y el técnico nuclear. Publicado en 1973 por Salvat y Grammont, El Siglo XXI. Ese era el título del tomo número 49 de la Biblioteca Salvat de Grandes Temas. Consideraba dos secciones: ciencia y técnica en el siglo XXI y política y sociedad en el siglo XXI. En la portada sobresale la figura de un hombre enfundado en un traje plateado, parece la fusión exacta del astronauta y el técnico nuclear. Publicado en 1973 por Salvat y Grammont, este libro de divulgación condensa algunas de las utopías-deseos y utopías-pesadillas (según la feliz distinción que señalara Elias en 1982) que dominaban la imaginación de los futurólogos de hace 40 años: el exterminio nuclear, la hambruna generalizada debido a la sobrepoblación del planeta, la robotización de la vida, la revolución verde, el control genético, la automatización generalizada de la industria, la pérdida del sentido y deseo de vivir, el control bioquímico, físico y psicológico del comportamiento. En un diciente recuadro se sintetizaban las “previsiones de futuro para los recursos agrícolas, industriales, energéticos” (Salvat Editores, 1973, pág. 79). Esas previsiones suponían que hacia 1990 y el 2000 se habrían desarrollado la agricultura en océanos, el control de la fusión nuclear y de la energía extraída del espacio; entre el 2000 y 2010, la transmisión inalámbrica de energía, el control sobre las lluvias y el uso generalizado de la energía nuclear; hacia el 2020, habrá minería en planetas, automatización completa de la producción de químicos, control pleno del clima; hacia el 2040, la transmutación de elementos; y hacia el 2050-60, acondicionamiento de planetas para la vida humana, el copiado automático de todo objeto, la fabricación informática de elementos. En esas 143 páginas de futurología no hay ni un solo indicio o anticipación referido a esa red planetaria de computadores que es Internet. Hace apenas 40 años, ni Internet ni la web aparecían en las fantasías y pesadillas de los expertos en futuros reunidos en la publicación de Salvat Editores. Elias(1998) se ha preguntado si las utopías científicas y literarias influyen en el devenir futuro de las sociedades y los seres humanos. Y sugiere que los grupos sociales y la sociedad contienen dinámicas internas, endógenas, “estructurales”, respecto a las cuales esas utopías tienen influencias y alcances limitados. “Desde luego, esto no significa que dicha dinámica estructural esté fijada de una vez por todas en una dirección determinada; significa que mientras que existe un variado espectro de futuros posibles, las posibilidades de cada uno de ellos están claramente delimitadas, no son infinitas. Por lo tanto, si las utopías anticipatorias han de ejercer alguna influencia en el desarrollo del futuro, solamente pueden hacerlo en tanto estén sintonizadas con los futuros posibles propios de la estructura y el impulso inercial de la sociedad en esta etapa particular de su desarrollo” (Elias, 1998, pág. 16). De esta manera, el futuro no deviene ni pura determinación ni completa indeterminación, y las utopías científicas y literarias sólo favorecen aquellas líneas de futuro que hacen parte del repertorio de posibles viables, esto es, aquellos alentados por algunas de las dinámicas endógenas del sistema, y por las agencias de poder capaces de poner en marcha o bloquear esas anticipaciones. Elias (1998) advierte que nuestras utopías-pesadillas y utopías-sueños son, hasta cierto punto, la expresión del desigual desarrollo de nuestro más amplio y profundo conocimiento y dominio sobre lo no humano (los fenómenos físicos y biológicos, por ejemplo), respecto a nuestro precario conocimiento y dominio de los procesos sociales. De hecho, la futurología de El Siglo XXI (Salvat Editores, 1973) se arriesgaba (aunque no acertó siempre) a pronosticar con alguna precisión desarrollos tecnocientíficos futuros, pero fue mucho más cauta al ocuparse de asuntos de orden político y social. Los tópicos de que se ocupan los textos de esta edición de la revista Nexus parecen desalentar cualquier aproximación dual (naturaleza/sociedad). ¿Hablan de política o de técnica, de ciencias sociales o de ingenierías, de artes o de ciencias naturales? ¿Dónde situar la reflexión y los desarrollos relacionados con diseño conversacional o con Movitok; o el análisis sobre las relaciones entre identidad personal y avatares en videojuegos online; o el estudio sobre la arquitectura de una red social como Facebook? ¿Enriquecen nuestras comprensiones sobre asuntos de naturaleza técnica o amplían nuestro entendimiento de los procesos sociales? Al pensar las interacciones personales mediadas por Internet o al leer las reflexiones de Pedro Adrián Zuluaga acerca del documental, o al atender el examen de las representaciones de la mujer en el star system norteamericano, o al abrirse a la reflexión de Mauricio Domenici sobre la tradición teatral de Jorge Isaacs, o, incluso al ocuparse de los apuntes de Alejandro Ulloa sobre la ironía, necesariamente vemos asomarse aquí y allá todo tipo de ensamblajes, agrupamientos de cosas, máquinas, personas, técnicas, procedimientos y discursos, esto es, dominios y saberes que se ocupan tanto de asuntos de las ciencias naturales, “del control humano sobre la naturaleza no humana” (Elias, 1998), como del conocimiento de procesos sociales, sin que nos sea posible trazar una frontera decidida entre las cosas, la naturaleza y la gente. Es probable que la división más o menos firme entre asuntos científico-naturales y tecno-ingenieriles, y asuntos políticos y sociales, produjera esa ceguera que le impidió a los futurólogos de hace apenas 40 años, a los pensadores del siglo XX que anticipaban El Siglo XXI, advertir el surgimiento de Internet, justamente porque la red y la web constituyen una estremecedora aleación de máquinas y gentes, a una escala sin precedentes, que sólo podía apreciarse y hacerse visible si se está dispuesto a hacer lecturas convergentes.

 

Biblioteca Mario Carvajal
biblioteca@univalle.edu.co
Teléfonos +57 2 3212950 - Fax 3212977
Universidad del Valle - Ciudad Universitaria
Calle 13 # 100-00 Cali, Colombia
    Biblioteca San Fernando
biblioteca@univalle.edu.co
Teléfonos +57 2 5185633 - Fax 5581951
Universidad del Valle - Sede San Fernando
Calle 4a.B # 36-00
Cali, Colombia
    Biblioteca Colección Clínica
biblioteca@univalle.edu.co
Teléfonos +57 2 5576113
Hospital Universitario del Valle
Calle 5a # 36-08
Cali, Colombia
DSpace Software Copyright © 2002-2008 MIT and Hewlett-Packard