Show simple item record

dc.contributor.authorOrtíz, Humbertospa
dc.contributor.authorBarragán González, Arelisspa
dc.date.accessioned2013-10-02T14:51:42Z
dc.date.available2013-10-02T14:51:42Z
dc.date.issued2013-10-02
dc.identifier.urihttp://hdl.handle.net/10893/5899
dc.description.abstractEl médico en su consulta ambulatoria pediátrica siempre encontrará una familia inquieta y angustiada por una alteración en lo que al apetito se refiere. Según el DSM 4 (manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales), la perturbación de la alimentación es la persistencia de no comer adecuadamente, que lleva a un déficit en el aumento de peso o una pérdida significativa de peso durante al menos 1 mes. Se estima que los trastornos de alimentación afectan entre el 20 al 80% de los niños de todo el mundo, siendo mayor en niños con problemas familiares y está asociado con alteraciones en el desarrollo. La etiología del rechazo alimentario, en la mayoría de las veces se correlaciona con etapas de crecimiento y desarrollo, así como la influencia de los padres en el cumplimiento del ritual de la alimentación. Los médicos y en especial los pediatras debemos tener un enfoque ordenado a la evaluación del niño con un problema de alimentación, y este enfoque debe incluir la búsqueda de banderas rojas que indican patologías graves.spa
dc.language.isospaspa
dc.subjectInapetenciaspa
dc.subjectApetitospa
dc.subjectHambrespa
dc.subjectNiñosspa
dc.titleInapetencia infantil.spa
dc.typeArtículo de revistaspa
dc.rights.accessrightsinfo:eu-repo/semantics/openAccessspa


Files in this item

Thumbnail

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record